Al acecho de formas que acomoden mi entendimiento.

lunes, 13 de julio de 2009

Hay algún dolor 0 negativo?

Es el de la sangre que no está. La que deja de correr por nuestras
venas.
Son nuestros músculos que no responden e imploran por alimento.
Es la soledad del que espera y solo puede esperar.
Esa sangre que tira y une, debilita con su ausencia y nos aleja de los
que queremos.
Todo se soluciona con unas gotas pero nuestro cuerpo no está
diseñado con válvulas de escape. Entonces las tenemos que fabricar
nosotros sabiendo que toda creación implica un dolor. Algo que se
abre, que se quiebra. Es romper lo sano para salvar lo bueno. Y en
cada parte en que nos quebremos, volverá a surgir algo nuevo,
distinto e indestructible.
Los dolores positivos suelen ser más fáciles de llevar. La angustia
alegre de compartir lo que todos sufrimos. El mal de muchos. El
consuelo de tontos.
Yo me quiero parar frente a ese dolor negativo. Sabiendo que el signo
menos es una subjetividad planteada por el hombre. Y comprendiendo
que en esa angustia radica una entrega extrema de una elite conciente
de que sólo se tienen los unos a los otros.
Por fin entiendo el verdadero significado de que menos por menos sea
más.

Cazadores furtivos